TPA duplica su presupuesto.

Fuente: La OtraTPA.

En cuatro años RTPA prácticamente ha doblado su presupuesto. Exactamente ha aumentado un 93%. No parece esto propio en tiempos de crisis para un ente público de comunicación que presume de austero. Mientras la economía ha ido en estos últimos años hacia abajo, nuestros impuestos han ido a parar a este saco sin fondo que es RTPA en una cuantía que ya es el doble que cuando ‘la cosa’ comenzaba su andadura hace cuatro años.

De un presupuesto de 20.000.000 € en 2006, hemos pasado a acercarnos a 40.000.000 € en 2010. Tan sólo han pasado cuatro años pero muchas promesas incumplidas. Y la consejera Migoya todavía tuvo la cachaza de afirmar en público hace tan sólo un mes -el pasado 3 de diciembre- en las Jornadas “Perspectivas y retos de la industria audiovisual asturiana”, celebradas en el Centro de FP de Imagen y Sonido de Langreo, que “se ha mostrado eficaz generando empleo y reflejando la realidad con pluralidad y de forma austera”. Ya… Vaya tres perlas… Que la TPA genera empleo, que es plural y que es austera… Ésta, ¿en qué mundo vive?

¿Ha servido RTPA para “reflejar la realidad de Asturias, su historia, sus actuales manifestaciones culturales y artísticas, su vida social y política, su desarrollo industrial y tecnológico, los valores diferenciadores, la pluralidad territorial, cultural y política del Principado [y para] contribuir a la cohesión del territorio y del conjunto de la sociedad asturiana y a reforzar su identidad”, como prometía textualmente la Memoria de Objetivos del Presupuesto de 2007?

¿Ha conseguido RTPA que Asturias sea “el eje temático, el núcleo central de la programación, tanto de los programas informativos, que serán su principal pilar, como de los programas de cultura y entretenimiento”, como vuelve a insistir la memoria de objetivos mencionada?

¿Ha cumplido RTPA con el compromiso reflejado en ese mismo documento por el que “la programación de TPA tiene el objetivo de asentarse en una parrilla que siga respondiendo al principio del servicio público y dedicar a Asturias más del 80 por ciento de los contenidos?

La respuesta es no. Rotundamente no.

La programación de contenidos dedicada a Asturias apenas alcanza el 48% de los aproximadamente 6.500 minutos de emisión semanales -obviamente sin contar la redifusión-. Pero lo más grave del asunto es que el 44% de la programación semanal de RTPA es comprada a multinacionales americanas: un 20% en cine y un 24% en series. El 8% restante se dedica a dos retransmisiones de fútbol, cuatros episodios de dibujos animados, un programa de entretenimiento y un documental.

Eso contando la pantomima de programa de producción propia llamada ‘Amanecer’ que consiste en una simple cámara fija retransmitiendo el amanecer durante una hora. Suman 420 minutos semanales de producción “dedicada a Asturias”, nada más y nada menos que un 14% de los contenidos dedicados a Asturias, un 6,5% de toda la programación. Hay que echarle cara al asunto… Si no se tiene en cuenta dicho engendro como programa, los porcentajes son un 46% de producción dedicada a Asturias y un 54% de producción no dedicada a Asturias.

Evidentemente, muy lejos de ese 80% en contenidos asturianos prometido en los objetivos marcados por el propio Ente Público de Comunicación en la Memoria de Objetivos de hace ya tres años. ¿Cuánto tiempo van a seguir engañando con el cuento de la identidad asturiana como coartada para la existencia de una televisión autonómica pública?

Porque a la vista de estos datos está claro que tampoco responde al “principio de servicio público”, como alardea en la mencionada memoria. Y va más allá cuando se marca como línea de trabajo “una televisión de servicio público […] que ofrezca una programación en la que primen los valores culturales, cívicos y democráticos, garantizados mediante una información veraz, objetiva, libre, imparcial, independiente de los grupos de presión y de los poderes políticos, económicos, financieros y de cualquier otra índole”.

¿Dónde está la independencia de los poderes políticos? Un Director General que fue nombrado en 2005 por el propio Consejo de Gobierno de Álvarez Areces, sin ni siquiera ratificación de la Junta del Principado, farsa que llevaron a cabo dos años después tras la reforma de la Ley de Medios de Comunicación Social que puso en marcha el Ente Público de Comunicación y que, tan rastreramente, apoyó el Partido Popular después de haber proclamado un par de años antes que Pérez Ornia era el hombre del partido elegido por Álvarez Areces. Si, al menos, hubiese sido otro candidato en 2007 podría caber la duda pero, ¿qué independencia se puede esperar en semejantes circunstancias?

La solución sería privatizar RTPA. ¿Cómo se puede defender su existencia como empresa pública/servicio público con unos contenidos similares -y poco competitivos- a los que ofrecen las cadenas privadas? La privatización tendría además la ventaja de generar unos recursos muy necesarios, en estos momentos, para la Administración. Pero el Gobierno no parece dispuesto a que RTPA deje de ser pública. Se admita o no, RTPAes un instrumento al servicio del gobierno de turno, independientemente de su orientación política. Cualquier gobierno sabe que, de cara a unas elecciones, una televisión pública sirve de instrumento de propaganda.

En la hemeroteca de cincodias.com se pueden leer estos dos titulares:

La ley audiovisual abre la puerta a la gestión privada de la televisión pública“. Era abril de 2003.

La ley audiovisual impide la privatización de las ‘teles’ autonómicas“. Era el 8 de enero de 2010.

Y es que el Congreso remitió el pasado 7 de enero al Senado el proyecto de Ley General Audiovisual tras incorporar más de 60 enmiendas en el último trámite. Una de ellas impidiría la privatización de las actuales televisiones públicas autonómicas ya que se obliga a que éstas mantengan su actividad “de acuerdo con el régimen previsto” en el momento de su concesión.

Pero la gestión privada de la televisión pública propuesta en 2003 por el Partido Popular tampoco era la solución. Es una manera aún más torticera de utilizar la televisión pública. No se debe confundir gestión privada de una concesión con la privatización, es decir, la venta total a una empresa privada y su desvinculación absoluta de la Administración Pública.

Los modelos mixtos de gestión son el perfecto caldo de cultivo para la corrupción y los chanchullos. Amiguismos y favortismos a la hora de “adjudicar” los millonarios contratos. El Gobierno no quiere que se privaticen las televisiones autonómicas pero no está en contra de que se externalice prácticamente toda la producción propia, tanto a nivel de gestión como en la propia realización de esos contenidos. Vamos, que al final los directivos de la televisión autonómica pública de turno son meros delegados de producción que ejercen la función de comisarios políticos, controlando qué se produce y quién lo produce. Ese es el caso de RTPA. Una gestión privada encubierta de la televisión pública autonómica. Como encubiertos están los contratos adjudicados a dedo con unos fariseos procedimientos negociados para la contratación que, tal como denuncia la propia Sindicatura de Cuentas, vulneran la legalidad al no cumplir los principios de concurrencia y publicidad.

La experiencia privatizadora española, en los últimos años, ha demostrado de forma clara que el sector público no tiene por qué tener compañías telefónicas, ni bancos, ni debe dedicarse a la generación de energía eléctrica, ni a transportar a los ciudadanos por tierra, mar y aire. Ni tampoco debe tener televisiones. Es poco defendible, en el inicio del siglo 21 y superados ampliamente los tiempos del desarrollismo de los 60 -medio siglo, casi nada-, que el Estado se dedique a esas actividades. La televisión privada llega a la totalidad de la población gratuitamente y es absurdo pensar que la televisión pública hoy en día es garante de nada. No hay más que ver su programación. Si es que ya se llegó al absurdo de definir el fútbol como “interés general”… Y en el caso de la autonómica asturiana, no debería nunca haber sido puesta en marcha. Ahí están los ejemplos de Navarra, Cantabria o La Rioja, comunidades uniprovinciales de similares características y población a la nuestra.

Los recursos de la Administración Pública deben enfocarse a servicios realmente públicos como la sanidad, o la educación, y dejarse de frivolidades como financiar el visionado de la Champions League, o de cine y series americanas. Para eso están las privadas que, en su mayoría, ofrecen estos productos gratis total. En las públicas no es gratis, lo pagamos indirectamente con nuestros impuestos. Pero parece que el ciudadano no tiene conciencia de ello. Quizá si en la nómina, o en la declaración anual del IRPF, nos aplicaran un impuesto directo sobre la televisión pública nos concienciaríamos más rápidamente… El Gobierno debe favorecer el debate para que las televisiones dejen de ser públicas y pasen a manos privadas. Sin embargo, la mayor dificultad para su privatización es el gobierno de turno porque una televisión pública es un instrumento a su servicio.

Y menos sentido tiene que los ciudadanos la financiemos. La crisis económica está generando un fuerte endeudamiento de la Administración. Una disminución del endeudamiento reduciría los costes financieros que tienen que pagar las empresas y los ciudadanos para sustentar a la Administración Pública autonómica.

Hace cuatro años eran 20.000.000 €. Hoy son casi 40.000.000 €. ¿Cuántos millones tendremos que pagar los asturianos dentro de otros cuatro años para financiar una televisión pública generalista, con una audiencia media de apenas 15.000 espectadores y unos contenidos que hacen dudar si es una televisión asturiana o americana?

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TPA duplica su presupuesto.

  1. Pingback: Artículos | TPA así no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s